Usted está aquí

Disponible en:

Ventajas del reconocimiento de los cursos abiertos

Reconocer los cursos abiertos puede constituir un instrumento motivador para los estudiantes, al garantizarles que los resultados de aprendizaje adquiridos no solo son visibles para ellos mismos, sino que se pueden emplear para encontrar trabajo o inscribirse en cursos formativos. Sin embargo, el reconocimiento de los cursos abiertos continua siendo un tema candente entre el profesorado.

Por un lado, algunos consideran que no es necesario, dado que los empresarios y los centros de enseñanza pueden acceder directamente al contenido de los cursos y, en consecuencia, obtener información de primera mano sobre los conocimientos, destrezas y competencias que el alumno ha adquirido mediante un curso. No obstante, otros argumentan que el reconocimiento procura una vía para garantizar los resultados de aprendizaje adquiridos, lo cual es una cuestión importante según algunos organismos internacionales como la Comisión Europea, la OCDE y la UNESCO, hecho que refleja los desafíos de mayor envergadura ligados al reconocimiento del aprendizaje presencial frente al aprendizaje no formal en términos generales.

En esta publicación, abordaremos los tipos de reconocimiento, así como sus ventajas y desafíos.

3 formas de reconocer los cursos abiertos 

Certificación:
Los certificados otorgados por los cursos abiertos suelen ratificar la finalización de un curso. Por ejemplo, la plataforma iversity ofrece certificados de asistencia al término de un curso.

Créditos:
La concesión de créditos por la asistencia a cursos abiertos es una tendencia al alza. Una condición relevante para ello es que sean universidades asociadas quienes los otorguen y no la plataforma en sí. Muestra de lo anterior son las universidades británicas, que dan créditos por FutureLearn.

Distintivos abiertos
Los distintivos abiertos cuentan con la ventaja de contener metadatos insertados en la imagen, lo cual es una prueba más de los idiomas, las destrezas y las competencias que el estudiante ha adquirido. Se pueden crear y asignar distintivos abiertos mediante plataformas abiertas como OpenBadges.

Ventajas para el reconocimiento

Cuando ciertas empresas contratan personal que no ha cursado carreras tradicionales, el reconocimiento de los cursos abiertos abre una vía a los empresarios mediante la que averiguar más información relativa a las competencias, las destrezas y los conocimientos adquiridos. Para ilustrarlo, mencionaremos los certificados de los «nanodegrees» o cursos básicos (que se obtienen en un periodo comprendido entre 6 y 12 meses y en los que se enseñan destrezas de programación básicas) que imparten la estadounidense Udacity y la AT&T. Estos suelen reconocerse como puerta de entrada a puestos de trabajo de programación y de analistas para principiantes en empresas de tecnologías de la información (TI) y de telecomunicaciones, en particular, en los Estados Unidos. 

El reconocimiento puede brindar a los alumnos un grado de confianza en lo que han conseguido y en lo que pueden presentar como resultado de su participación en un curso abierto. Asimismo, contribuye a establecer los estándares que se han cumplido en un curso determinado. En cambio, dichos estándares no se corresponden necesariamente con marcos similares de otros proveedores.

El reto de los Cursos Masivos Abiertos en Línea (MOOC) es la acreditación

La falta de estándares consensuados supone un gran desafío al que se enfrentan los MOOC, en concreto, cuando se trata de colaborar con las universidades. A lo largo de los años, las universidades se han mostrado reticentes a la hora de reconocer los resultados de aprendizaje alcanzados mediante los cursos abiertos. Ello podría deberse a la falta de acreditación y procesos de garantía de calidad relacionados con los cursos en línea, así como el deseo de mantener el control del proceso de concesión de títulos. Las universidades tradicionales son proclives a resaltar la necesidad de asistencia o de realización de exámenes presenciales para un mayor reconocimiento.

Ahora bien, las universidades tiene mucho que ganar a raíz de la colaboración con plataformas para la admisión de cursos en línea. Un curso virtual puede ayudar a atraer no solo a un mayor número de estudiantes, sino también a una base más amplia de estos últimos que pueda interesarse por asistir a cursos asistenciales tras concluir un curso de internet de corta duración. Este es un argumento que ha convencido a muchas universidades importantes para impartir cursos digitales.

Además, las universidades de menor tamaño pueden recurrir a un elemento reconocido de un curso en línea para complementar tanto su capacidad como su cartera docente.

La importancia del reconocimiento de cursos virtuales presenta muchas ventajas para los estudiantes, universidades y empresarios y son diversos los organismos internacionales que han destacado el valor de los cursos en cuestión. Las universidades deberían considerar los cursos digitales como una herramienta antes que un competidor y no dudar en cooperar con plataformas virtuales para reconocer los cursos masivos, abiertos y en línea (MOOC).

Por último, las distintas perspectivas que adoptan las partes interesadas pone de manifiesto que se precisa una iniciativa conjunta para determinar los estándares aceptados. A su vez, la Unión Europea podría desempeñar un papel en la definición de un marco de reconocimiento de los cursos en línea para las instituciones.

Imagen de sanjeet
sanjeet

Temas: 

Ajustes: